jueves, diciembre 21, 2006

Mis mejores deseos para todos.

martes, noviembre 14, 2006

Abrazos

“Porque me gusta dejar sonriendo a la gente cuando se separan de mí”

Juan Mann (pronunciado “One Man”, un hombre)

viernes, noviembre 10, 2006

Friné

Friné es la hetaira más famosa de la antigua Grecia. Una hetaira es un mujer de compañía, de vida libre se decía, pero diferente del concepto de prostitutas (llamadas "pailakas"). Las hetairas sabían cantar, bailar y tenían una refinada educación que las permitía entablar cualquier tipo de conversación, eran "las amigas del alma", si bien, acompañaban todo eso con un gran atractivo personal.Friné nació en el año 328 antes de Cristo, en Thespies, siendo vendedora ambulante y pastora. Sin embargo, su gran belleza no pasó desapercibida y un admirador la llevó a Atenas para que estudiara en la escuela para hetairas.
Fue amante del escultor griego Praxíteles quien la utilizó como modelo para todas las voluptuosas estatuas de Afrodita, la diosa del amor.Hay que recordar que entre los griegos la mujer –a excepción de las hetairas–, no gozaba de prestigio y era considerada casi un mal necesario para asegurar la continuidad de la familia. Comparar a una mujer con una diosa no era bien visto. Y fue ese el motivo por el cual se la acusó de impiedad, que no era poca cosa, ya que a juicio de los griegos y de acuerdo con sus creencias, era uno de los delitos más graves que se podían cometer. De modo que Friné fue detenida y llevada a juicio.Por pedido del escultor, que se temía lo peor, fue Hispárides –uno de los más famosos oradores de Grecia–, quien debía defenderla ante el tribunal. Pero toda la retórica del prestigioso orador no logró convencer a los jueces ni influir en su ánimo. Friné estaba casi condenada cuando su defensor, como último recurso, hizo que la joven se desnudara ante los jueces, para demostrar que su belleza era tal que era digna de ser comparada con la de la diosa.
Cuando la joven se quitó el manto, en el recinto se hizo un silencio. Era tal la belleza de Friné, que después de una prueba tan contundente, los miembros del tribunal apenas si deliberaron.Friné, absuelta por unanimidad, recuperó su libertad y volvió junto a su amante para seguir inspirando al escultor en su trabajo.
Post dedicado a mi viejo amigo Godoy (yo con 3 libros bajo el brazo,claro)
Más links:
http://www.elsalvador.com/noticias/2005/06/07/editorial/edi3.asp
http://www.artehistoria.com/frames.htm?http://www.artehistoria.com/historia/contextos/553.htm

lunes, octubre 16, 2006

Cyrano de Bergerac


¿

Y qué tengo que hacer?




¿Buscarme un valedor poderoso, un buen amo, y al igual que la hiedra, que se enrosca en un ramo buscando en casa ajena protección y refuerzo, trepar con artimañas, en vez de con esfuerzo?

No, gracias. ¿Ser esclavo, como tantos lo son, de algún hombre importante? ¿Servirle de bufón con la vil prensión de que algún verso mío dibuje una sonrisa en su rostro sombrío?

No, gracias. ¿O tragarme cada mañana un sapo, llevar el pecho hundido, la ropa hecha un harapo de tanto arrodillarme con aire servicial?

¿Sobrevivir a expensas de mi espina dorsal?

No, gracias. ¿Ser como ésos que veis a Dios rogando – oh, hipócritas malditos – y el mazo dando?

¿Y que, con la esperanza de alguna sinecura, atufan con incienso a quien se les procura?

No gracias. ¿Arrastrarme de salón en salón hasta verme perdido en mi propia ambición? ¿O navegar con remos hechos de madrigales y, por viento, el suspiro de doncellas banales? No gracias.

¿Publicar poniendo yo el dinero de mi propio bolsillo? Muchas gracias, no quiero.

¿Hacerme nombrar papa en esas chirigotas que en los cafés celebran, reunidos, los idiotas?

No gracias. ¿Desvivirme para forjarme un nombre que tenga el endiosado lo que no tiene de hombre?

No, gracias. ¿Afiliarme a un club de marionetas?

¿querer a toda costa salir en las gacetas?

¿y decirme a mí mismo: no hay nada que me importe con tal de que mi ingenio se cotice en la Corte?

No, gracias. ¿Ser miedoso? ¿Calculador? ¿Cobarde? ¿Tener con mil visitas ocupada la tarde? ¿Utilizar mi pluma para escribir falacias?

No gracias, compañero. La respuesta es: no gracias.

CANTAR, SOÑAR EN CAMBIO. ESTAR SOLO, SER LIBRE.

QUE MIS OJOS DESTELLEN Y MI GARGANTE VIBRE.

PONERME, SI ME PLACE, EL SOMBRERO AL REVÉS,

BATIRME POR CAPRICHO O HACER UN ENTREMÉS. TRABAJAR SIN AFÁN DE GLORIA O DE FORTUNA.

IMAGINAR QUE MARCHO A CONQUISTAR LA LUNA.

NO ESCRIBIR NUNCA NADA QUE NO RIME CONMIGO Y DECIRME MODESTO: AH, MI PEQUEÑO AMIGO, QUE TE BASTEN LAS FLORES, LAS FRUTAS Y LAS HOJAS, SIEMPRE QUE EN TU JARDÍN SEA DONDE LAS RECOJAS.

Y SI POR SUERTE UN DÍA LOGRAS LA GLORIA ASÍ,

NO HABRÁS DE DARLE AL CÉSAR LO QUE ÉL NO TE DIO A TI.

QUE A TU MÉRITO DEBAS TU VENTURA, NO A MEDRA Y EN RESUMEN, QUE HACIENDO LO QUE NO HACE LA HIEDRA, AUN CUANDO TE FALTARE LA ROBUSTEZ DEL ROBLE, LO QUE PIERDAS DE GRANDE, NO TE FALTE DE NOBLE.

- Maravilloso.

lunes, octubre 09, 2006

Cuando los tristes días amanecen y fríamente hostil nos mira el mundo, retraída se encuentra tu confianza y totalmente sobre ti descansa. Mas relegado solamente a ti y por viejas las alegrías lejos, vas divisando nuevos paraísos que a tu creencia se dirigen todos. Como aquello más propio reconoces lo que te pareció hostil y extraño, y con un nuevo nombre denominas tu destino que libremente aceptas. Y lo que amenazaba sofocarte espíritu respira y es amigo, es para ti un guía, un mensajero que lo más alto enseña y te señala.

martes, octubre 03, 2006

¿Qué es esto del arte?

viernes, septiembre 08, 2006

Increíble Alejandro Jodorowsky

"Me gusta desarrollar mi consciencia para comprender por qué estoy vivo, qué es mi cuerpo y qué debo hacer para cooperar con los designios del universo.
No me gusta la gente que acumula datos inútiles y se crea conductas postizas plagiadas de personalidades importantes.
Me gusta respetar a los otros, no por las desviaciones narcisistas de su personalidad, sino por su desarrollo interno.
No me gusta la gente cuya mente no sabe descansar en silencio, cuyo corazón critica a los otros sin cesar, cuyo sexo vive insatisfecho, cuyo cuerpo se intoxica sin saber agradecer estar vivo. Cada segundo de vida es un regalo sublime.
Me gusta envejecer porque el tiempo disuelve lo superfluo y conserva lo esencial.
No me gusta la gente que por amarras infantiles a mentiras las convierte en supersticiones.
No me gusta que haya un papa que predica sin compartir su alma con una papisa.
No me gusta que la religión esté en manos de hombres que desprecian a las mujeres.
Me gusta colaborar y no competir.
Me gusta descubrir en cada ser esa joya eterna que podríamos llamar dios interior.
No me gusta el arte que diviniza el ombligo de quien lo practica.
Me gusta el arte que sirve para sanar.
No me gustan los tontos graves.
Me gusta todo aquello que provoca la risa.
Me gusta enfrentar, voluntariamente, mi sufrimiento con el objeto de expandir mi consciencia. .."

- Me encanta...!